Log in

L’Estartit es el lugar ideal para pasar unos días agradables en cualquier época del año.

Esta zona de la Costa Brava es un lugar privilegiado. Su extensa playa, sus paisajes diferentes, su importante oferta turística, comercial y de ocio.
La villa marinera de L’Estartit  nace como pueblo a partir del siglo XVIII, cuando  ya la piratería había menguado. En 1716 cinco pescadores se instalaron en el pueblo, y a mediados de siglo había veinte casas.
Su desarrollo ha ido muy ligado a la actividad marítima. Hasta mediados del siglo XX, su puerto ha permitido la salida por mar de los productos del municipio con destino a grandes mercados. Actualmente cuenta con 4.000 habitantes censados, y la principal fuente de ingresos proviene del turismo, aunque todavía podemos ver a pescadores locales saliendo a faenar.
La calle de Santa Anna y la de Les Illes son los más antiguas de esta población, y hoy en día son el eje principal. La Iglesia de Santa Anna se levantó en el siglo pasado, sobre los restos de un antiguo templo. De la plaza de la villa donde se encuentra la iglesia, nace la calle de Santa Anna, calle comercial y peatonal. Junto con el paseo marítimo y el puerto deportivo es la calle donde se concentra la mayor afluencia de visitantes.
La fiesta Mayor  de Santa Anna, la patrona de la población, es la última semana de julio, aunque durante todo el verano hay actividades populares muy variadas: bailes de sardanas, castellers, cantadas de habaneras junto al mar, procesiones marineras…
En el mes de septiembre, las jornadas de Piratas y Corsarios, nos trasladan a la época en que éstos navegaban por nuestra costa.
Podemos practicar submarinismo, snorkeling, cayac, vela, rutas de bicicleta, montar a caballo, trekking, visitar  la Reserva Natural de la desembocadura del río Ter, o Els Aiguamolls de l’Empordà. Ir a bailar, acudir al mercado semanal, pasear por las tranquilas calles de la población, o, simplemente, disfrutar de los cuatro kilómetros de playa de arena fina, en los que siempre luce su bandera azul.
Al ser la playa poco profunda, se convierte en un lugar ideal para pasar el día con los más pequeños. La temperatura del agua es de 20 a 23 C en verano. Hay duchas de agua dulce, lavabos, tumbonas, sombrillas, patinetes de alquiler y puesto de socorristas, al servicio de nuestros visitantes. Los más atrevidos pueden acceder a las pequeñas calas, después de una ruta por la montaña.

Media

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Log in or Sign up